Saltar al contenido

Yemayá Okute

arrecifes donde vive yemayá

Yemayá Okute es conocida también como Okute Odofe Iyagba, su nombre completo es Okunté Oggunasomi,

esta Yemayá vive en los arrecifes del litoral y nace en Oggunda Melli.

Se le conoce como «La portera de Olokun».

Vive en los arrecifes de la costa pero puede aparecer en el río, mar, laguna o en el monte.

Es la esposa de Oggún el herrero (Alagbede), junto al que come, es por ello que las ofrendas se le pueden llevar al mar o a la manigua.

Su color es el azul pálido.

Los Ararás la llaman Okuadume e Ikondole.

Sus colores son el azul oscuro y un rosa fuerte.

También es llamada Yemayá Okunte o Yemaya Okuti.

Yemayá Okute come gallos junto a Oggun.

Es una guerrera indomable, cuando va a la batalla lleva dos machetes y en su cintura un cuchillo y todas las herramientas de Oggún.

Es muy trabajadora.

Su animal es el ratón, con el cual envía mensajes a sus hijos, o bien puede convertirse ella misma en ese animal para ir a visitarlos.

Le teme al perro, es por ello que sus hijos no deben tener perros en la casa.

Sus collares son de color azul y de agua ultramarino.

Su genio es irascible, retador.

Es muy severa y rencorosa.

Vive internada en la selva virgen o en parajes desolados.

Es bruja y hechicera, experta en hacer afoche.

Baila con una serpiente enroscada en los brazos.

No le gusta el pato, pero si le gusta el carnero.

Come carnero y gallo junto a Oggún.

Le pertenecen las madreperlas y los corales.

Lleva además de sus herramientas tradicionales un bote de madera de cedro pintado de azul y blanco, otro bote de plomo, un yunque, un molinete y una cadena con las 21 herramientas de Oggun. Esta cadena se amarra alrededor del bote dentro de su sopera.

Esta es la Yemayá que hizo el océano.

Es la Yemayá de las aguas frías, es por ello que sus hijos son más afortunados en los meses de invierno.

Para pedirle un gran favor se debe incluir hielo en algunas ceremonias.

Casi nunca come pato pero cuando pide alguna en una ocasión especial se le debe dar en una forma especial. En una palangana con agua de mar se le añade añil y se le pone la tapa de su sopera, entonces se sacrifica el pato en la palangana, nunca en las otas o en la sopera.

Se le puede sacrificar allí también 2 gallos.

¿Te ha gustado este artículo?
[Total: 3   Promedio: 5/5]