Saltar al contenido

La Mejor Ofrenda a Yemayá

Flores Blancas a Yemayá




¿Cuál es la mejor ofrenda que le puede hacer a Yemayá?

Antes de dar una respuesta debes de recordar que es la madre universal, que a diferencia de lo que muchos creen esta Orisha al igual que otros, solo debes pedirle lo que hace bien y no daño a las personas.

Otro error que se ve a menudo es la petición con poca voluntad y poca fe, a decir verdad, si no crees en su gran e inmenso poder, no pierdas el tiempo y dedícalo a otra cosa. Yemayá es todo lo que tu vista alcanza ver cuando miras al mar, luego todo cuanto se pierde en el horizonte y da lugar a tu imaginación en el mar, es territorio de Yemayá.

Con ese gran poder es lógico que los pescadores cuando quieran que sus red tengan alimentos (peces) muchos lo primero que hacen es respetar sus dominios, no tirando basura y si van caminando por la orilla antes de subir a sus embarcaciones, botes, recogen la basura que están a su alcance y la depositan en el sitio adecuado, no puedes pedir a Yemayá y no respetar sus dominios.

Ante de todo debes tener eso muy presente, respetar el mar y sus alrededores, donde la espumas de las olas alcance a tocar o mojar es dominio de Yemayá es muy importante respetar el medio ambiente, sobre todo en esas partes.

Una vez que tengas esa conciencia de respeto y cuidado por el mar, pídele a Yemaya con tranquilidad, haz tus peticiones con tranquilidad y espera la respuesta de ella, que sin duda si tu la respetas ella cuidara y te concederá tus peticiones.

«Si respetas y cuidas el mar, Yemayá escuchara tus peticiones y concederá tus deseos»

A los pescadores que tienen buenas experiencias con el manto de Yemayá les gusta hacerle el ochinchin de Yemayá.

Si solo deseas hacer una ofrenda de agradecimiento, por aprobar tus exámenes, por salud, por lo bien que te va la vida, deberías considerar la más universal y especial de las ofrendas.

La Ofrenda más universal a Yemayá

Espera un día que el mar este tranquilo, antes debes comprar una cesta de mimbre y flores o rosas blancas, llena la cesta y camina con tranquilidad por la orilla del mar mojándote los pies y dando las gracias por el bien que te ha dado o concedido y ve lanzando una flor a la vez con mucho amor, mantén el paseo hasta que termines de lanzar todas las flores o rosas.

Una vez terminado, siéntate a la orilla del mar hasta que sientas el deseo en paz de retirarte

Antes de dar la espalda al mar recuerda decir ¡¡Maferefún Yemayá!!

¿Te ha gustado este artículo?
[Total: 21   Promedio: 4.8/5]